Celebra Caravaca su Semana Santa con diversos actos y procesiones de nazarenos y pasos de imágenes, en general de buena calidad artística, llegando a ser algunas de ellas de muy bella factura. En los últimos años el rico patrimonio imaginero ha sido restaurado en gran parte, y se han construido nuevos tronos en diversas técnicas que han venido a impulsar la parte estética de la semana de Pasión.

Son fechas en las que las tallas de las iglesias de la localidad salen a la calle en las procesiones que organizan las distintas Cofradías de Martes Santo a Viernes Santo, orando para ello los conjuntos escultóricos titulares de los mismos. Recientemente el programa de actos ha sufrido diversos ajustes buscando acercar las celebraciones y procesiones más a los gustos actuales y las necesidades de las cofradías caravaqueñas.

    Los "Encarnaos" sacan el Cristo del Prendimiento de Marcos Laborda, el Cristo amarrado a la Columna, el Señor del Balcón, y el Cristo de la Misericordia y es la cofradía de pasíón más antigua, da
tando del siglo XVI. Los "Blancos" que procesionan portando a San Juan, obra de Sanchez Lozano que sustituye a otra anterior de 1.867. En los últimos años la Cofradía de San Juan ha procurado la incorporación de nuevas generaciones en sus filas lo que ha comenzado a dar su frutos y sus pasos los portan jóvenes caravaqueños, como así
ocurre con la otra gran aportación de los Blancos en los úlltimos años, la conocida como “Virgen Blanca” la primera virgen, una talla de vestir, que procesiona bajo palio en Caravaca, circunstacia esta complicada por la estrechez de la carrera oficial y e intercalado en la misma de balcones y mobiliario urbano.

    Los "Azules" procesionan con el grupo escultórico de La Piedad, y la preciosa imagen de Nuestra Srª de los Dolores, de la Escuela de Salzillo y gran de.

    La "Cofradía del Silencio", única que procesiona en la noche del Jueves Santo solamente alumbrada por la luz de sus faroles portan al Cristo de los Voluntarios del escultor local Francisco Marín.

    Los "Negros" procesionan con La Virgen de la Soledad. Los "Moraos" sacan Nuestro Padre Jesús Nazareno, y el Cristo Yacente. Todas las imágenes mencionadas fueron esculpidas en los siglos XVI y principalmente XVII y XVIII constituyendo un bello ejemplo del barroco murciano, a excepción de El San Juan y El Cristo de los Voluntarios que teniendo gran belleza son obras escultóricas de mediados del XX. De gran recogimiento y especial momento será contemplar el paso de las procesiones en las estrechas calles del casco viejo.

    Por ultimo “los Moraos” son La cofradía más numerosa en la localidad. Con sede en la popular ermita de
Santa Elena, en la plaza del hoyo (barrio estrechamente ligado a la industria alpargatera y los caballos del vino) los moraos portan como titulares a Nuestro Padre Jesus, talla de un Cristo Nazareno portando la cruz de gran devoción entre los caravaqueños que acuden a su ermita de San Elena en el primer viernes del mes de marzo para el tradicional besa pies y rezar junto él. Procesionan también con La Verónica, La Oración del Huerto, el Descendimiento y el Señor Muerto.

En la semana previa a la celebración de los oficios religiosos y la Semana de Pasión, el incomparable marco de la  antigua iglesia de los Jesuitas, en el inicio de la calle Mayor, acoge una exposición de las distintas cofradías.

 
  1. Viñeta SEMANA SANTA EN CARAVACA DE LA CRUZ