1. Viñeta ruta 2: desde la edad media  en caravaca de la cruz

Duración: 5 horas aprox.


Te invitamos a que recorras lo que fue Caravaca en la Edad Media, intramuros de la muralla defensiva que recorría la población por el actual trazado de las calles Plaza del Arco, Puentecilla, Adanes, Carril, Aurora, Plaza Nueva o del Progreso, para llegar de nuevo a la Esquina de la Muerte, punto de partida hacia el  castillo, donde antaño se situaba la Puerta de Santa Ana tal y como se lee en la placa que recuerda su desaparición en 1801. Ahí mismo, a unos metros, dentro del inmueble destinado a oficina de Turismo puedes contemplar un vestigio de la muralla de que rodeaba el perímetro de la ciudad. Desde ahí también y hacia arriba invitamos al viajero a pasear por su laberínticas y empinadas calles, callejuelas, y sus pequeñas plazas, destacando dos puntos especiales. La Iglesia de Ntrª Srª de la Soledad, actual Museo Arqueológico de la Soledad: Situado en la Cuesta del Castillo, fue la primera parroquia de la entonces villa medieval, y cesó su uso religioso
al finalizarse la Parroquia del Salvador a partir de 1571 en que se trasladó a esta el Santísimo Sacramento. Actualmente destacamos de la misma el Inmueble de los siglos XVI y XVII. La lápida que a modo de dintel cubre la entrada principal, ( tiene una inscripción romana que nos habla sobre Lucio Emilio Recto, y fue hallada en el S XVI en el complejo arqueológico de la Encarnación (ver Ruta 2). En su interior destaca una amplia colección de hallazgos en los numerosos yacimientos arqueológicos, compuesta por cerámicas, armas, monedas, elementos arquitectónicos y un enterramiento.


El otro punto que resulta imprescindible su visita es el Castillo-Santuario de la Vera Cruz. Constituye uno de los conjuntos histórico-artístico, museísticos dotado de espiritualidad más importante del sur español, y tras más de 25 años de mejoras y restauraciones su estado es impresionante. Desde lo alto de la colina corona la misma y domina la ciudad y los valles que lo circundan. Sus orígenes son islámicos S. X-XI, y desde
entonces hasta nuestros días ha sido un conjunto arquitectónico cambiante, que ha evolucionado en sus formas y espacios a los distintos usos a que ha sido destinado a lo largo de la historia. Sus murallas se han remozado en numerosas ocasiones para soportar el paso de los años, quedando testimonio de la muralla medieval Islámica en su parte norte donde se ve el tapial, y las hileras de luth, que nos remite al sistema de encofrado que se utilizaba en la edificación de la época de la baja Edad Media. Esta técnica se ha recuperado para la restauración llevada a cabo en la denominada torre Chacona. Actualmente la muralla se ve interrumpida por catorce torreones de distintas formas y tamaño, algunos de ellos visitables.

    La fortaleza medieval, una vez reconquistada a los moros paso a ser de la Orden del Temple, junto a la ciudad y demás tierras constituyéndose una Baylía Templaria y formando parte del Reino de Castilla por el tratado de Alcaraz. A  Suárez de Figueroa pertenecen los escudos que se pueden ver en el exterior de los dos torreones que guarda la puerta de entrada al castillo. Trás la desaparición de la orden del Temple que estuvo desde 1244 a 1286, Caravaca retornó a la corona hasta que el 3 de Agosto de 1382 la población pasó a la Orden de Santiago, siendo su Gran Maestre el hijo del rey Dº Fadrique.


     Alberga el  castillo tres algibes (alguno de ellos visitable), y sus dependecias interiores (la antIgüa alcazaba musulmana) se demolieron en el S. XVII para construir la actual Iglesia-Santuario de la Vera Cruz, que goza del reconocimiento de basílica desde 2009, asi como las edificaciones anexas por la constante llegada de fieles y peregrinos, cuya obras comenzaron el 16 de julio de 1617, con el apoyo de la corona. Finalizaron definitivamente en 1703, tal y como se lee en la lápida que hay  sobre la puerta de San Lázaro (primera puerta de entrada al templo en acabar su construcción), en el lateral izquierdo de la iglesia según se mira de frente la
fachada principal, aunque la iglesia tenía culto desde 1677. La magnífica fachada realizada en mármoles de la zona es posterior, de época barroca. Podremos admirar la profundidad de sus volúmenes si después de mirarla frontalmente nos situamos bajo ella, buscando el centro, y miramos hacia arriba. En la fachada encontramos el escudo real de la época en que se construyo, debido al apoyo prestado por la corona a las obras del Santuario.  Por la puerta principal podemos acceder a la iglesia, cuya arquitectura de un Renacimiento Herreriano contrasta con el Barroco posterior de la fachada. La planta de cruz latina consta de tres naves longitudinales y paralelas. Tiene la iglesia una amplia tribuna, como era costumbre en las iglesias a donde llegaban peregrinos. En ella está el órgano de la iglesia de época barroca, que suena cada domingo y que también está restaurado, ycon el se interpretan piezas en conciertos de órgano del circuito regional.  La zona del presbiterio se restauró por el año 2.000 buscando devolverlo al estado más original, tras haber sufrido varias intervenciones.  Para ello se restauró el expositor barroco de bella factura y dorado que finalizando en un pequeño templete que acoge a la Vera Cruz en su "custodia" en Misas Solemnes. Cotidianamente la Vera Cruz de Caravaca está guardada en su capilla. Pudiendo pedir que se habrá para hacer oración y verla guardando el respeto que merece la reliquia por el culto de Latría que recibe. El resto de retablos, del Corazón de María y del Corazón de Jesús uno a cada lado del presbiterio, y los de la Virgen de las Maravillas (o de la Encarnación) y el de San Lázaro en los laterales, son también Barrocos.  Por la puerta del lateral izquierdo según se mira al presbiterio de frente podemos acceder al claustro, saliendo de la iglesia.


Además el castillo se utilizó nuevamente como fortaleza militar en la Guerra de Sucesión (1700-1713), y en la de Independencia de los Franceses (1812), siendo fortificado fuertemente y reforzando sus defensas, con 12 cañones que dispararon a una columna francesa que marchaba desde Andalucía en dirección a Murcia, lo que ocasionó que las tropas contestaran destruyendo la torre, inexistente hoy, del extremo izquierdo según se entra al castillo, y entraran a la población, quemaran archivos, saquearan viviendas, etc...

Esto es solo una breve reseña del castillo.
Se puede recorrer en todas sus dependencias que albergan el rico patrimonio artístico que  debido fundamentalmente a las donaciones ha ido acumulando a lo largo de los siglos la vera Cruz. Donaciones de obras de arte de orfebrería, pictóricas, textiles (ornamentos religiosos de varios siglos atrás), etc... que forman parte de la historia de la ciudad y de las fiesta de la Vera Cruz por usarse muchas de ellas  hasta la actualidad. Todo ello constituye el museo de la Vera Cruz.


  Si se dispone de un poco de tiempo un paseo precioso es recorrer las murallas por el lado exterior, tanto por el día como por la noche, y a la tarde disfrutar de las magníficas vistas que se obtienen de las sierras, montes y valles que lo circundan y que constituyen un escenario inigualable en las puestas de sol.

Como resumen diremos que en el castillo es fundamental:

  1. Olvidarse del reloj y disfrutar del encanto del lugar, sus vistas, las sensaciones estéticas y espirituales que transmite. No solo admirar el monumento actual, sino imaginar su pasado...

  2. Visitar el amplio museo de la Vera Cruz (que está ubicado en las dependencias del mismo lo que nos dará una aproximación real del pasado y el presente de este monumento, de la Stma. y Vera Cruz y todo lo relacionado con ella. El museo que consta de numerosas secciones, es remozado constantemente, y sorprenderá al viajero que se adentre en sus salas., porque el mismo recorre toda la edificación alta del castillo con inolvidables sorpresas. Los audiovisuales que se proyectan te ayudarán a comprender mejor todo lo que se ve, y conocerás las otras dependencias como la Capilla de los Conjuros, la de la Aparición, El Mirador de la Reina, La Torre Chacona, la Torre del reloj, la sala de Cabildos, el algibe subterraneo musulmán, La Capilla de la Vera Cruz, etc...

  3. Visitarlo en Años Jubilares para poder ganar así las Indulgencias Plenarias cumpliendo con las "preces" jubilares, al ser el Santuario Lugar Santo de Peregrinación Mundial de la Iglesia Católica, al haber declarado Su Santidad el Papa Juan Pablo II Año Santo In Perpetuum en torno a la Stma. y Vera Cruz de Caravaca cada siete años. El próximo Año Jubilar o Año Santo será en el 2.010 (ver año Santo 2010)