Carlos Blanco Fadol se identificó con las gentes de Barranda en su amor por la música de raíz. Ha dedicado su vida a reunir una de las mayores colecciones de instrumentos musicales del mundo, y en Barranda se propició que se pueda exponer gran parte de esa colección. ¿Que por qué Barranda?. En Barranda la música de raíz inunda sus calles cada mes de Febrero, cuando tiene lugar la Fiesta de las Cuadrillas, una de las fiestas más antiguas de música de raíz de toda España que está declarada de Interés Turístico Regional, y cita obligada de musicólogos y amantes de la música y de músicos venidos de toda España.

         El museo es una obra de envergadura que sorprende gratamente a cuantos se acercan a él, tanto por el continente como por el contenido. Podría parecer incluso excesivo si no se conoce que las gentes de Barranda se identifican con su cuadrilla de “Aguilanderos” y con la música tradicional con que amenizan cada una de sus actuaciones. Loable es la difusión que hacen de su música entre todas sus vecinos, niños incluidos. El museo también acoge una sala donde se muestra los instrumentos de las música de cuadrillas y animeros y campanas de auroros, la otra razón del por qué de este museo. Ellos son la portadores de la música de tradición de una tierra íntimamente ligada a los cantos improvisados en fiestas, a los cantos religiosos en pascuas y romerías, en el desempeño de los oficios y en cada una de las estaciones y las cosechas.

    El museo fue concebido como un espacio para la puesta en valor de este tipo de música y sus instrumentos y lo consiguió.  Sus salas son de las más visitados de la red de museos de la Región de Murcia, así como sus conciertos en las noches de veranos al aire libre, o en el interior cuando el frió así lo aconseja. Así la visita nos llevara a un viaje por los cinco continentes donde una variada y rica muestra de pequeños y grandes instrumentos  de todo tipo nos permitirá comprobar como la música es universal y en Barranda (Caravaca de la Cruz) tenemos un espacio único que así lo muestra a los visitantes

  1. Viñeta Museo de la fiesta (DE MOROS, CRISTIANOS Y CABALLOS DEL VINO)

  1. Viñeta Museo etnográfico en MINIATURAS “ÁNGEL REINÓN”

  1. Viñeta Museo de MÚSICA ÉTNICA colección “carlos blanco fadol”

  1. Viñeta Museo de LA VERA CRUZ

  1. Viñeta Museo PARROQUIAL DE “EL SALVADOR”

  1. Viñeta CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA NATURALEZA

  1. Viñeta museo arqueológico de la soledad

    Recorrer el museo de la Vera Cruz es un viaje en el tiempo a través de espacios únicos de siglos de historia. Contemplar el ajuar artístico y religioso de la Stma. y Vera Cruz, los ornamentos religiosos de su Basílica es acercarse a lo más estrecho de Ella en su relación con Caravaca. Supone  el inicio en el conocimiento de sus  sus ritos, desde la Bendición del Vino y la Bendición de las Aguas, al Conjuro, etc...

    Supone también un viaje en el tiempo mientras recorremos todos los rincones de un edifico tan singular como el castillo de Caravaca de la Cruz, que fue alcázar musulmán, castillo Templario, castillo Santiaguista y siempre desde el siglo XIV morada de la Vera Cruz de Caravaca. Es este conjunto singular des castillos y todas sus edifica
ciones punto de referencia para todo el que habita, pisa o pasa por caravaca de la Cruz, y en su interior se encuentra el museo de la Vera Cruz.

El visitante así podrá comprender mucho mejor no solo la historia la reliquia, si no la naturaleza de un pueblo y su historia cuyo devenir en los tiempos va muy ligado al castillo de Caravaca. Piezas únicas de orfebrería, óleos  sobre lienzo, tablas y cobres, ricas telas bordadas y unos espacios singulares como mazmorras, algibes o salones constituyen una visita que junto al resto del castillo y la Basílica harán que el reloj se detenga por unas horas. ¡Su visita es imprescindible!.

 
  1. Viñeta Museo de arte carrilero

    Está ubicado el museo en la antigua casa-palacio de D. Diego de Uribe, quien da nombre también al puente por el que se pasa para acceder al inmueble. La casa tiene jardín del que hay que destacar que conserva su fuente original del siglo XVII. El edificio se rehabilitó para el año 2003, dando así cabida al proyecto museístico que permite mostrar conceptualmente la fiesta de Moros Cristianos y Caballos del Vino que, en honor a la Stma. y Vera Cruz de Caravaca, se celebran del 1 al 5 de mayo de cada año. Una breve muestra de
vestuario de los tres bandos que conforman los festejos, así como el origen y el por qué de la fiesta permiten iniciarse al visitantes en algo tan complejo y grandioso como son estas fiestas declaradas de interés turístico internacional y que hacen que durante cinco días la población se vuelque en sus celebraciones. La proyección de un audiovisual mostrará al visitante en unos cuantos minutos la potencialidad de estas fiestas singulares, intensas en actos y contenidos, cargadas de historia y tradición y  seña de identidad de los vecinos de la localidad de la Caravaca de la Cruz.
 

    Es el museo que recoge los hallazgos en las numerosos yacimientos del término municipal. Está ubicado en la antigua Iglesia de la Soledad, en la Cuesta de acceso al castillo, intramuros de la muralla medieval que defendía a la Caravaca de esa época. El edificio en si merece la pena su visita, tanto por su arquitectura exterior en piedra como por la plaza en piedra y sobre elevada por la que se accede.

    En sus vitrinas encontramos distintos restos funerarios, monedas, restos arquitectónicos, lápidas etc, de distintas épocas y yacimientos, abundan los que provienen del “Estrecho de la Encarnación” lugar donde en torno al río Quípar y en distintos puntos por donde transcurre, muy próximos entre si, se dan importantantes yacimientos: Como la Cueva Negra con restos datados de los más antiguos de europa tras 20 años de trabajos del profesor Walker,  de la cultura de El Algar, de época Romana,  o de época musulmana.

    El conocido como “torreón templario”, un edificio singular realizado en piedra en el idílico paraje de las Fuentes del Marques, a 2 kms. del centro urbano da cabida al centro de interpretación de la naturaleza. Un lugar donde los más jóvenes comprenderán los distintos ecosistemas que nos rodean, así como la fauna y la flora autóctona. a través de sus dos salas, la de los arcos y la de los secretos. Existe también un audiovisual. La visita al torreón mediante reserva  previa en Caravaca Jubilar, el ente público que gestiona los distintos museos de la localidad, junto con la visita a todo el paraje harán pasar al visitante unas horas extraordinarias.

Aunque se puede acceder en coche y aparcar en los espacios previstos para ello al inicio del paraje, una excursión a pie desde el centro y a través del camino del huerto es más que recomendable.

    José Carrilero Gil es el escultor caravaqueño que naciera un día en el mismo edificio que hoy alberga el museo de escultura al él dedicado pese a que el inmueble nunca fuera de su propiedad y entre estas dos efemérides
haya residido mayormente en Roma y Madrid. Cosas del destino. 
La obra de Carrilero, académico de la Academia de Bellas Artes de Santa María de la Arrix
aca” en Murcia, se muestra gracias a la aportación de la misma por parte del artista. Esculturas de grandes dimensiones fundidas en bronce nos muestran el trabajo de toda una vida de este escultor, premio nacional de escultura en 1969 y  cuya obra está esparcida por numerosos países de varios continentes. En esta etapa de madurez se ha reencontrado con sus orígenes de esta forma tan perdurable.
 

    Un artesano excepcional. Así se muestra a través de su obra Ángel Reinón, maestro herrero y maestro al torno, que ha conseguido a través de su obra un doble objetivo que le llena de satisfacción tanto a él como a toda su familia. Por una lado doblegar el hierro y tallar la madera  al tamaño de la miniatura sin renunciar a la perfección, si no más bien al contrario, haciendo gala de ella. Por otro lado la de transmitir a través de su obra a las generaciones actuales y a las venideras los oficios artesanales que ya se han perdido o peligran, o la forma de trabajar de las generaciones que nos precedieron con las herramientas hoy ya desaparecidas. Recorrer las vitrinas del museos Reinón es deleitarse con tanta calidad, tanta maestría, tanta paciencia... Las alrededor de 400 obras expuestas se agrupan en cinco vitrinas y nueve expositores

    A los jóvenes les sorprenderá y a las que ya no lo son tanto, a buen seguro les hará trasladarse a algún rincón de su recuerdo. ¡ Visitarlo es sorprenderse !

    La parroquia de El Salvador es la obra inacabada de Caravaca de la Cruz. Aún así, la denominación de Iglesia Mayor hace honor a su nombre. Su volumen de bóvedas apoyadas en su cuatro columnas provocan a quien entra en su interior por primera vez, una necesidad irreprimible de mirar hacia lo alto.

Si la fábrica del templo es buena, no se queda atrás la colección de orfebrería religiosa, copones, cálices, cruces, etc., que ha ido acumulando a lo largo de los siglos de historia. La colección del plata de la iglesia del El Salvador junto a las de la Basílica del castillo de Caravaca, (dependiente este último de la iglesia Mayor) constituye el mejor conjunto de platería de la región tras el de la catedral de Murcia. A destacar la joya que supone la Cruz Mayor, que abre en Caravaca las procesiones de las fiestas patronales donde recorre las carrera oficial  precediendo a la Stma. y Vera Cruz.

Para visitarlo será necesario solicitar al párroco que lo muestre en horas donde no se celebre oficios religiosos.